La burbuja tecnológica

Las inversiones en ‘start-ups’ ya se están enfriando, pero hay una buena noticia: la explosión no será tan dramática como la de 2000

Billiard Wholesale es una tienda situada en el centro de San José, la verdadera capital de Silicon Valley, ya que San Francisco es principalmente el lugar de residencia y ocio de la bahía. A Billiard Wholesale venden mesas de ping-pong. Es una tienda grande y moderna, que se nota que se ha beneficiado de la prosperidad de la zona en los últimos quince años. Entre sus clientes están las start-ups de la zona, que comprende regularmente mesas para reponer las que los ingenieros utilizan hasta el desgaste, ya que el ping-pong es el deporte preferido entre los trabajadores de las empresas tecnológicas para desconectar y para restablecer los músculos después de largas horas programando.

Pero hay un problema: Billiard Wholesale ha notado que sus ventas han bajado desde principios de año. Casualidad? Para la mayoría de los medios serios de los Estados Unidos no lo es en absoluto; el dato se ha tomado como un oráculo que confirma que hay una burbuja tecnológica y que está a punto de estallar. Silicon Valley lo niega, pero se dan circunstancias que los analistas consideran los peores augurios desde el estallido de 2000.

Por un lado, después del pico del tercer cuarto del 2015, la inversión en start-ups cayó en los siguientes trimestres hasta niveles de 2014. En general, no ha habido buenas operaciones en 2016, excepto la compra de Tickebits por parte de eBay (165 millones de euros) y la inversión de Rakuten en Cabify (120 millones de euros), pero en comparación con otros años se considera poco.

Como contraposición, en lo que va de año los fondos de capital riesgo han recaudado en el área de San Francisco 48.000 millones de dólares, la cantidad de líquido más elevada desde aquel nefasto año 2000, cuando contaban con más de 100.000 millones. Es decir, hay mucho dinero para invertir, pero muy pocos están saliendo en dirección a las start-ups. ¿Qué está pasando?

De hecho, este año no ha habido todavía ninguna salida a bolsa y el número de unicornis -empresas que los inversores valoran por encima de los 1.000 millones de dólares- se ha reducido de 250 el año pasado en apenas una cuarentena. Tanto Bloomberg como The Wall Street Journal y Forbes aseguran que la burbuja ya ha llegado y está estallando, aunque opinan que su alcance será diferente del estruendo que provocó el estallido de las puntocom a principios de siglo.

tecnologia

«La gran diferencia entre el estallido de 2000 y el de ahora, es que entonces incluso los taxistas de Nueva York te ofrecían acciones tecnológicas», escribe Peter Cohan, columnista de Forbes especializado en fondos tecnológicos. Se refiere a que en ese año, la mayoría de las empresas que se hundieron cotizaban en bolsa y estaban financiadas por cientos de miles de pequeños inversores, es decir, por capital inexperto.

En la burbuja de 2016 la financiación procede del capital privado, sobre todo gracias a los estrictos requisitos que se establecieron a raíz de aquella crisis, cuando se convino que debía ser un unicornio -Vale más de 1.000 millones de dólares- y tener una transparencia absoluta en las cuentas para dar el salto a la bolsa.

«Esta diferencia es muy importante, ya que supone que el estallido de la burbuja, si es que no se ha producido ya, afectará sólo a los trabajadores de las empresas y los inversores, que tienen este riesgo asumido», explica Luis Martín de Cabiedes, un veterano y legendario business angel que ha colocado empresas como Privalia en el camino de un éxito que ha culminado con la compra por parte de Vente Privée por 470 millones de euros. «Será un estallido privado, dramático para el sector pero no para la economía en general», sentencia.

Jan Brinckmann, director académico del máster en ciencia de la innovación y emprendimiento de Esade, también cree que hay un burbuja a punto de estallar y la relaciona con «el capital turista, que tradicionalmente no ha invertido en tecnología, como los fondos de pensiones y otros grupos de inversores «.

Brinckmann explica que estos fondos «llegaron atraídos por la apariencia de alta rentabilidad de la inversión en start-ups, pero en inundar el mercado de dinero han permitido que se multipliquen el número de empresas financiadas para una misma buena idea, lo que ha animado una competencia feroz entre ellas por ser la ganadora final «. Como consecuencia, ninguna gana claramente y el retorno de la inversión se eterniza o no llega.

Es entonces cuando el inversor experto da un paso atrás a la vez que el capital turista se decepciona y se va a analizar otros sectores que conoce más. Según escribe Christopher Mims en The Wall Street Journal, «el capital turista ya está enfilando la autopista de vuelta a Nueva York». Por su parte, Cabiedes explica el retraimiento del inversor experto con una metáfora: «Es como pasar de invertir en carreras de caballos en hacerlo en Fórmula 1».

«Ahora, para rentabilizar una inversión, se necesita poner mucho más dinero y con menos garantías: esto hace que te lo pienses cuatro veces; yo este año apenas he invertido «, añade. En su opinión, se dan todos los síntomas de una burbuja: precios disparados, demanda retroalimentada y creación artificial de oferta.

Pone como ejemplo de estos tres indicios el caso de las aplicaciones españolas para encontrar trabajo desde el móvil: «Aparecidas hace apenas dos años, se han multiplicado, se han recaudado casi medio centenar de millones de euros de capital externo el sector y apenas han demostrado su rentabilidad «, dice.

También habla de la aceleradora Rocket Internet, nacida en Alemania, como una máquina de crear artificialmente empresas «sólo con el objetivo de captar más dinero». Cuando se le menciona el hecho de que, según Bloomberg, algunas start-ups de EEUU tienen cláusulas que les permiten poner el dinero recaudado en una ronda como beneficio consolidado para atraer más capital, asegura que él ha oído hablar de algunas empresas que aquí también usan esta táctica.

Una visión diferente tiene Alfonso de la Nuez, consejero delegado de la empresa de software catalana User Zoom. Para De la Nuez, que reside en Cupertino, lo que existe es «una corrección más o menos severa de las expectativas, que estaban disparadas en el último año por la gran cantidad de capital que había disponible».

«Ahora ha habido un retorno al sentido común y los inversores quieren ver que las empresas son capaces de consolidar su modelo antes de volver a invertir, pero el capital sigue llegando a sectores como el software, que sigue muy potente: a mí me llaman cada semana para ofrecernos dinero «, añade.

Ahora bien, De la Nuez sí observa una racionalización del gasto: «Las valoraciones de las empresas han caído dos o tres puntos y, aunque en Silicon Valley se adora el riesgo, sí hay un cierto cansancio de los proyectos que no saben vivir sin recaudar dinero «.

Nuevas tecnologías

Avanzamos hacia una burbuja ‘tech’? El caso de la catalana Wallapop

¿Cómo puede afectar este estallido los hubs tecnológicos, las ciudades donde se concentran la mayoría de las empresas tecnológicas del planeta? Jan Brinckmann cree que en el caso de Madrid o Barcelona, tal vez ni se llegará a notar, «ya que la concentración es relativamente baja y sigue fluyendo capital, como se ha visto en las últimas operaciones; es posible que todo quede en una purga que no afecte a los consolidados «.

Cabiedes dice que la bahía de San Francisco es lo suficientemente fuerte para soportar el impacto, si bien su sector inmobiliario puede resentirse. Alerta, en cambio, sobre Berlín, donde sí apunta que un posible estallido en Europa tendría duras consecuencias por su dependencia de los expatriados que trabajan en la ciudad.

Finalmente, De la Nuez opina que el conato de estallido ya ha pasado, tanto en EEUU como en Europa, y todo está volviendo a la normalidad. Ojalá tenga razón, pero vale la pena recordar la famosa frase de Ernest Hemingway: «¿Cómo se llega a la quiebra? En dos tramos: poco a poco, después de golpe «.