4 errores de economía doméstica en los que no podemos caer

Hoy en día, son muchísimos los hogares con problemas económicos. Enlazamos crisis tras crisis y parece que esta situación no tiene fin. No tenemos una receta mágica para solucionar este problema, pero sí una serie de consejos para no cometer errores de economía doméstica que puedan costarnos muy caros. Si te interesa no cometer errores, te invitamos a no perderte estas líneas de nuestro blog. 

Lo cierto es que llegar a fin de mes puede ser en ocasiones una utopía, ¿verdad? Salarios bajos y precios altos son una combinación explosiva que merma la vida de muchas familias y que, en ocasiones, conduce a la pobreza y a la falta de futuro y oportunidades. 

Ahora bien, un aspecto que hay que tener en cuenta sobre los fallos típicos en economías familiares es que pueden darse tanto en rentas bajas como medias o altas. Non son habituales solo de un tipo de hogar, sino que los podemos encontrar en muchos diferentes. 

errores de economía doméstica

Conoce ahora los principales errores de economía doméstica

Aquí te vamos a presentar los errores de economía doméstica más habituales que nos podemos encontrar en hogares españoles. ¿Reconoces uno o varios de ellos?

  • No presupuestar.
    Uno de los fallos más comunes es no crear un presupuesto o no seguirlo correctamente. El presupuesto es una herramienta crucial para administrar tus finanzas y te ayuda a controlar tus gastos, priorizar tus necesidades y alcanzar tus metas financieras. No tener un presupuesto puede llevar a gastos descontrolados, deudas innecesarias y dificultades para alcanzar tus objetivos financieros a largo plazo.
  • No tener un fondo de emergencia.
    Otro de los errores de economía doméstica que más nos encontramos es el de no contar con el famoso «colchón» para imprevistos. Un fondo de emergencia es esencial para cubrir gastos inesperados, como reparaciones de emergencia en el hogar, gastos médicos inesperados o pérdida de empleo. No tener un fondo de emergencia puede dejar a una familia al borde de una crisis financiera importante. 
  • Gastar más de lo que se gana.
    Es lo que comúnmente se conoce como «vivir por encima de nuestras posibilidades». Sin duda, otro fallo que no podemos cometer y que, por desgracia, es bastante común en la economía doméstica. Esta situación puede llevarnos a acumular deudas, dificultades financieras y estrés. Es importante priorizar tus gastos de acuerdo con tus ingresos. Esto puede implicar ajustar tu estilo de vida, reducir gastos innecesarios y evitar la tentación de usar crédito para financiar un nivel de vida insostenible.
  • No planificar para el futuro.
    Finalmente, al igual que el presupuesto es una herramienta para el presente, la planificación es otra para el futuro. Es importante establecer metas financieras a corto y largo plazo, como ahorrar para la jubilación, comprar una casa, pagar la educación de tus hijos o tomar unas vacaciones. No planificar para el futuro puede llevar a la falta de preparación financiera para eventos importantes en la vida y dificultades para alcanzar tus objetivos financieros a largo plazo.

Como puedes ver, estos errores de economía doméstica son bastante comunes y sencillos de cometer. Por lo tanto, será nuestra responsabilidad estar atentos y no caer en las trampas que el día a día puede ponernos sobre el camino.