Síndrome postvacacional: ¿Cómo podemos superarlo?

Seguramente hayas escuchado hablar de él. Ojalá no lo hayas sufrido. Lo cierto es que el síndrome postvacacional no es ningún invento, sino un inconveniente cada vez más presente en nuestra sociedad. ¿Quieres conocerlo en profundidad? ¿Quieres disponer de alguna herramienta para combatirlo? Entonces, no te pierdas nuestro siguiente post.

En primer lugar, podríamos definir el síndrome postvacacional como un trastorno adaptativo, con una sintomatología similar al estrés, que aparece cuando un individuo no se ve capaz de responder a la exigencia laboral que supone la vuelta a la rutina tras un periodo prolongado de descanso.

Entre sus manifestaciones más frecuentes se encuentran un bajo estado de ánimo acusado, decaimiento y apatía, falta de energía o también hastío. Además, entre las principales consecuencias de este síndrome es una disminución de la calidad de vida, del rendimiento del trabajo o, en casos más extremos, estrés agudo, ansiedad, depresión, episodios de sudoración, hiperventilación y taquicardias, así como también cambios de humor.

Superar el síndrome postvacacional

¿Cómo combatir el síndrome postvacacional?

Bien, ya sabemos en qué consiste el síndrome postvacacional, ¿verdad? Ahora bien, ¿cómo podemos superarlo o minimizarlo para que no suponga un freno en nuestra rutina diaria tras las vacaciones?

  1. Date un margen de tiempo antes de tu regreso. Regresar el día antes de volver al trabajo puede suponer un error y acentuar los efectos de este trastorno.
  2. Puede parecer algo menor, pero es una buena idea reincorporarse al trabajo un miércoles o un jueves, de manera que la primera semana sea mucho más corta y permita una adaptación progresiva. La cercanía del fin de semana te servirá como un pequeño estímulo.
  3. Ajústate a tu horario laboral y evita jornadas maratonianas los primeros días. No trates de recuperar el tiempo de vacaciones nada más llegar.
  4. Recuerda que lo más habitual es que los días sigan siendo largos y cálidos. En este sentido, trata de aprovechar al máximo el tiempo libre para divertirte o llevar a cabo toda clase de actividades lúdicas. No aparques el deporte, ya que te proporcionará una ventajosa sensación de bienestar y optimismo.
  5. Vuelve cuanto antes a tus ritmos habituales de descanso, durmiendo entre 7 u 8 horas cada noche
  6. Evita el alcohol y la cafeína durante una buena temporada. El primero, al ser un depresor del sistema nervioso, puede acentuar tu apatía. El café, en cambio, aumentará tu sensación de estrés
  7. En último lugar, evita los pensamientos recurrentes y negativos. Para conseguirlo, nada mejor que pasear, llamar a algún amigo o ponerte música relajante.

Consejos síndrome postvacacional