Juguetes y juegos en la infancia

¿Cuántos juguetes deberían tener los niños? ¿Y de qué tipo? ¿Cómo podemos enseñar a asearse? ¿O como evitar que se acumulen juguetes ya olvidados? Mil y una preguntas alrededor del regalo estrella de estas fiestas en la mayoría de hogares con hijos. En este reportaje buscamos algunas respuestas.
El dicho dice, bien sabiamente, que los niños llegan a casa con un pan bajo el brazo, pero no dice que, bajo el otro, realice tantas, tantísimas juguetes, tanto las que necesita y le convienen como las que no . ¿Qué? ¿Cuántas? Cuando? Como se pueden tener administradas, ordenadas y, sobre todo, enseñarles a tenerlas en ella? ¿Cómo podemos educar el entorno para evitar que la casa se nos llene de trastos en las que los niños quizás nunca pararán mucha atención, y sólo harán estorbo y criarán polvo? Ahora que el tió, Papá Noel, los Reyes o una combinación de los tres visitan todos los hogares catalanes, es necesario que aprendamos a manejar los juguetes. No es ningún juego.

Los niños tienen derecho a jugar; lo proclama el artículo 31.1 de la Convención sobre los Derechos del Niño. El juguete -el joguet- tiene museos en Figueres, Sant Feliu de Guíxols, Verdú … “Jugamos porque lo necesitamos. Jugar es una manera de expresarse, de comunicarse y de aprender. Por lo tanto, cuando lo hacemos libremente, miramos lo que nos ayuda a expresarnos mejor, que nos permite comunicarnos y que hace que podamos aprender lo que necesitamos y al ritmo que necesitamos “, explica Oriol Ripoll, especialista en juegos.

“Hay que apostar por el juguete de calidad. Y de calidad significa que tenga que ver con mis valores”

Hay juguetes ecológicos, educativas, violentas, sexistas … Ripoll es taxativo: “Juguete de calidad. Y de calidad significa que tenga que ver con mis valores. Hay familias que quieren que los juguetes no sean sexistas y otros que dan más importancia a otro aspecto porque creen que es un tema que ya trabajan de otra manera “. Hay juguetes ostentosos. Contra la compra compulsiva, propone que educamos a los hijos como consumidores: “Vamos a mirar los juguetes y miramos como son realmente. Hagamos que, a la hora de hacer la elección, ellos tengan claro cómo deben seleccionarse”.

niños jugando baloncesto

UNA PARA CADA EDAD

Hay juguetes adecuados a la criatura, su desarrollo: hasta los 2 años, juego funcional; los 2 a los 6, simbólico; los 6 a los 12, de reglas o de construcción, que comienza en el año, aunque el entendido recuerda: “El juguete es un objeto que se adapta a la forma como se juega. Por lo tanto, dejemos que elijan lo que prefieran, y miramos, después, si pueden jugar con tranquilidad. Si vemos que les queda demasiado grande, lo hablamos con ellos, y miramos si la guardamos para dentro de unos meses o en guardamos sólo una parte “. Y hay juguetes en catalán … o no. “Como en el resto de hechos culturales o sociales, estamos mal. No podemos elegir. Cualquier avance es bueno, pero no es suficiente “, lamenta.

El momento de la elección es clave. “La pregunta es la misma que nos deberíamos hacer cuando vamos a comprar cualquier otra cosa: ¿qué necesito?”, Sugiere Ripoll, y admite: “Normalmente nos da miedo, porque estamos hablando de niños y de ilusión”. Tres recomendaciones: “Primero hay que probarlas, ya que no nos compraríamos una prenda que no nos hubiéramos probado, ¿verdad?” Segunda: “No tiene ningún sentido que los nuevos juguetes sean iguales que las que ya tenemos”. Y tercera: “Cuando entren nuevas, se pueden guardar las viejas en un lugar no accesible e ir rotando”.

Y para que el entorno no nos relleno la casa de trastos y entienda que quizás necesitamos, más bien, vales, pañales o servicios, ¿qué hacemos? “No es descabellado mostrar a toda la familia la carta a los Reyes o las necesidades que se han detectado -responde Oriol Ripoll, e intentar que cada uno elija algún elemento”. También, defensa, “hay que trabajar con el niño para que no sólo elija juguetes, sino todo lo que le hace ilusión”. Más ideas: aportar dinero a una causa justa común en vez de regalar, intercambiar o dar juguetes. O venderse a un euro los peluches de cuando se era pequeño a beneficio de La Marató de TV3!

Para que compartan los juguetes, démosles ejemplo: “Los adultos tenemos que hacer de modelo y jugar con ellos. Que vean que podemos compartir y que no pasa nada “. Para que las ordenen, convertimos en un juego más: “Podemos pactar previamente que los avisaremos a una hora determinada para que empiecen a recoger. Si lo hacen rápido, la próxima vez, tendrán más tiempo de juego; si no, los abuelos antes “. Cada una de las dos cosas, alerta, “requiere tiempo, enfadarse y charlar mucho”.

En resumen, cinco consejos, siempre según el experto: “Juguetes variadas, como si hiciéramos un menú. La medida justa para que jueguen con todo. Hacemos rotaciones de juguetes porque siempre les parezcan nuevas. Elegimos la foto juntos, y elegirlas significa hacer las mismas operaciones que en cualquier otra compra. Todo tipo de juego es bueno en su medida; es necesario que los adultos los conozcamos previamente “.

niños riendo

HACER VOLAR LA IMAGINACIÓN

Un palo, una piedra, cartón (una caja, una huevera, un cilindro de papel higiénico), una garrafa de agua … Cualquier objeto es bueno para jugar y prepararse así para la vida adulta. Por ello, puede sonar marciano hablar de tendencias: “En los últimos años, las familias se han preocupado mucho del juego”, afirma Ripoll, y continúa: “Hay muchos más de sociales, para jugar juntos, juegos de mesa, juguetes de madera de mucha calidad donde el diseño juega un papel muy importante, y, por último, videojuegos fantásticos y muy bien hechos “.

Las administraciones y la sociedad civil han hecho suya esta preocupación por el juego limpio (bueno y justo): dan fe citas como la Fiesta por el Juego y el Ocio en Catalán, la feria Juego Juego de Tona o el Festival Dau, y campañas como la mítica Ningún niño sin juguete, de Radio Barcelona (Cadena SER), sus derechos en juego, de la Cruz Roja, o la reciente Queremos Playmobil en catalán, de la Plataforma por la Lengua. Igualmente, el eslogan “No somos rosas o azules”, del Ayuntamiento de Barcelona, recoge la lucha contra el sexismo en los juguetes.

En la gestión del juego en casa de los leridanos Joan David Porté y Maria Roca (a quien vemos en la foto), padrazos los rubísima Gerard (seis años) y Albert (cuatro), manda una esfera: “El juguete más utilizada es, sin duda, la pelota; les gusta mucho jugar al fútbol, y lo mejor de todo es que hacen deporte y liberan adrenalina, a la vez que aprenden los valores del deporte “. El matrimonio mantiene a raya, en cambio, los trastos electrónicas: “Procuramos dosificar muy los ratos de juego con pantallas; ya sabemos que crean adicción y podrían pasar horas atrapados. Cuando hace un rato que juegan los proponemos cambiar hacia un juego más dinámico donde nosotros también podamos participar “.

Alerta, para terminar, el método Porté-Roca contra la avalancha de juguetes regaladas: “Decidimos hace tres años con nuestros hermanos, que también tienen hijos, que en Navidad cada niño tendría sólo el regalo que el tió o los Reyes le llevaran de parte de los padrinos [abuelos] “. Y? “Nos ha funcionado, ya que cada niño tiene su juguete y da valor. Cuando recibían tres o cuatro, no daban valor “