Factores a tener en cuenta para realizar la limpieza de una comunidad de vecinos

Frecuencia de la limpieza

Para poder subcontratar estos servicios de limpieza de comunidades es necesario saber la frecuencia con que se quiere limpiar cada una de las partes de la comunidad de vecinos. Desde Softly proponemos frecuencias de limpieza dependiendo de la cantidad de personas que pasen por cada zona, pues cuanta más gente transite más fácil será que se ensucie. ¿Existe una periodicidad concreta para cada tarea de limpieza? NO. Aquí os dejamos algunos factores que influyen en la frecuencia de limpieza:

  • Tamaño de la comunidad: Cuanto más grande, más escaleras, más rellanos, más ascensores, más papeleras y más que limpiar.
  • Cantidad de cristales y espejos: Estos tendrán un trato diferente e influyen en gran medida en las horas de limpieza.
  • Tierra: Hay comunidades con tierras que se limpian mejor. Normalmente si el suelo es nuevo será más sencillo de limpiar.
  • Clima: Normalmente cuando llueve todo se ensucia más.
  • Niños y mascotas: Es un factor influyente que sea una comunidad de vecinos con un gran número de perros o una comunidad muy joven, ya que los niños normalmente ensucian más que los adultos.

limpieza de parking en barcelona

Claves para el mantenimiento y limpieza de una comunidad de vecinos

  1. Limpieza del recibidor de la comunidad

Es la parte que más se utiliza, y la más expuesta al exterior. Por tanto, también es la que más se ensucia, requiriendo una limpieza más frecuente. El motivo es simple; manteniendo un vestíbulo limpio, la limpieza de toda la escala será mucho más rápida y económica, y la conservación mucho mejor.

La frecuencia recomendada es de 1 ó 2 veces por semana. Si es una comunidad muy grande la frecuencia debería ser de cada día.

  1. Limpieza de las escaleras comunes

En una finca con ascensor, el uso de la escalera es muy inferior al que se pueda hacer si no lo hay. Este será un factor importante para decidir la frecuencia más aconsejable para la limpieza, tanto de las escaleras como los rellanos (pasamanos, barandillas, puntos de luz, ventanas). La frecuencia también variará según el tamaño de la comunidad. La ideal para una comunidad de seis u ocho vecinos será de una o dos veces a la semana.

  1. Limpieza de ventanas, cristales y espejos

En función de las características de cada escala, es posible que los cristales requieran un tratamiento especial e individualizado. En estos casos, se envía un especialista en la limpieza de cristales, teniendo en cuenta las necesidades detectadas en un estudio específico para cada escala.

La frecuencia recomendada es de una o dos veces al mes.

  1. Limpiezas a fondo o limpiezas puntuales

Aunque la parte que más se ve y se ensucia es el suelo, por el mantenimiento de la limpieza de una escalera también se deben tener en cuenta el resto de los componentes. Luces, aplicaciones y otros puntos de luz, paredes, techos, tubos de servicios, puertas …

Aunque estas partes no tienen ni mucho menos la misma acumulación de polvo, es importante hacer la limpieza varias veces al año. Haciéndolo, se evitará la degradación del espacio, y permitirá un ahorro importante, ya que se simplifica la limpieza cotidiana, y por tanto resultará menos costosa.

Es inevitable que una escalera se deteriore hasta que sea necesario pintarla de nuevo. Pero con un mantenimiento de la limpieza adecuado, este deterioro será mucho más lento.

  1. Limpieza de garajes y sótanos

En los garajes y aparcamientos subterráneos, aunque también influirá el material del suelo del garaje (existen materiales que aunque son muy caros ahorran hasta un 70% del tiempo de limpieza de un garaje), se deberá realizar 1 vez la semana con un cepillo de barrendero y al menos una vez cada 6 meses una limpieza con máquinas fregadoras para mantener el buen estado del suelo. En este último caso se usará un detergente desengrasador para conseguir una mejor limpieza.

La frecuencia así ha de ser de una vez a la semana o máximo una cada quince días y una limpieza con fregona al año, para mantener adecuadamente el espacio en buen estado.